Neton Consultoria

Encontramos los beneficios para su negocio

consultoría y asesoría energética

El ahorro de energía es un problema medioambiental y económico para todos los sectores. Los gastos de gas y electricidad pesan mucho en el presupuesto de una compañía. Por tanto, hoy en día es fundamental controlar la cantidad y el precio del consumo sin perjudicar en las actividades de la empresa. Entre los servicios expertos que ofrece Netón Consultoría, ayudar a las empresas a encontrar la oferta que mejor se adapte a sus necesidades forma parte de nuestra actividad como consultoría y asesoría energética. Quienes somos

Netón Consultoría no busca cuestionar el funcionamiento de su empresa. Sin embargo, nuestros consultores pueden ofrecerle varias vías para poder mejorar optimización energética. La negociación (o renegociación) de un contrato energético es la primera oportunidad para actuar de forma concreta. Quienes somos

¡Encontrar las mejores ofertas energéticas es nuestro trabajo!

La presencia de varios proveedores de energía en el mercado es una oportunidad para todos. Pero por esta misma amplia variedad existe también miedo. De hecho, ¿a quién elegir y por qué? Aquí es donde entra Netón Consultoría para apoyar y asesorarte. La experiencia de nuestra firma de corretaje nos permite responder a todas las preguntas esenciales.

  • ¿Cómo elegir un proveedor de gas o electricidad ?
  • ¿Qué oferta se adapta mejor a tu actividad profesional?
  • ¿Cómo optimizar contratos y gastos?

Adopte nuestros consejos y vea un notable ahorro

Tanto en un negocio como en un hogar, se necesita energía. Es imprescindible para vivir (ordenador, lámparas, fotocopiadoras, etc.), calentarse (calefacción, refrigeración, radiadores, aire acondicionado, etc.), desplazarse (ascensor, escaleras mecánicas, etc.). Es tan útil para operar cadenas empresariales como para hacer de una casa un lugar más acogedor.

El objetivo de nuestros consejos no es reducir el consumo de gas y electricidad sino optimizar su uso y de esta forma ahorrar más. Esto implica tanto medidas a gran escala como gestos sencillos. Tan pronto como toda la empresa se adhiera a la política de optimización energética implementada, empezará a ver la diferencia en el ahorro. Pequeños gestos pueden conducir a grandes cambios.